Nuevo seguro de dependencia 2020

El nuevo seguro de dependencia 2020

El seguro de dependencia 2020 es la última modalidad que se incorpora al ramo de los seguros de vida.

El objeto del seguro de dependencia es la de proveer de recursos para mantener una calidad de vida suficiente, en caso de quedar en situación de dependencia.

La situación de dependencia puede derivarse de la enfermedad, el accidente o la propia senectud.

Grados de dependencia

Las situaciones de dependencia cubiertas por los seguros son las relativas a los grados II y III.

Dependencia de Grado II

En la situación de dependencia de grado II se necesita la ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, dos o tres veces al día; sin embargo, no requiere del apoyo permanente de una persona para el cuidado.

También se produce cuando se tienen necesidades de apoyo intermitente o limitado para su autonomía personal.

Dependencia de Grado III

La situación de dependencia de grado III se produce cuando se necesita la ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria, varias veces al día.

Además, por su pérdida total de autonomía física, mental, intelectual o sensorial, existe necesidad de apoyo de manera continua de otra persona; o bien es necesario el apoyo generalizado para su autonomía personal.

Prestaciones del nuevo seguro de dependencia

Existen dos planteamientos diferentes relativos a las prestaciones proporcionadas por los seguros de dependencia.

Unas aseguradoras han optado por proporcionar una indemnización única mientras otras, las menos, facilitan una renta mensual vitalicia.

El asegurado debe pensar cual es su forma de indemnización preferida. Bien es verdad que una renta vitalicia puede suponer una indemnización mucho más elevada que la recepción de un pago único.

Fiscalidad de las pólizas de seguro de dependencia

Con el pensamiento en las características demográficas del futuro, con una población muy envejecida, el legislador ha regulado un tratamiento fiscal de los seguros de dependencia para favorecer su contratación.

De este modo, podrán reducir la base imponible de la declaración de la renta las primas satisfechas a los seguros privados que cubran exclusivamente el riesgo de dependencia severa o de gran dependencia.

Del mismo modo, quienes costeen este seguro a las personas con las que tengan relación hasta el tercer grado, o bien el cónyuge; o incluso quienes tuvieran personas a su cargo, disfrutarán de la misma reducción en el IRPF.

La deducción fiscal supone por lo general que parte de la prima de seguro es compensada por esta vía.

Conclusiones

Los seguros de dependencia son relativamente nuevos en el sector. Cubren una necesidad evidente que tiene su fundamento en el envejecimiento de la población.

Garantizar a personas de edad avanzada el cobro de una prestación extraordinaria, en el caso de necesitar ser asistidas, cumplirá una misión importante.

Por otra parte, aquellas personas que en edades más jóvenes tengan situación de dependencia por accidente o enfermedad, al contratar un seguro de dependencia garantizan disponer de mayores recursos para atender esa situación.