limpieza en viviendas con afectados de coronavirus

Limpieza de una casa con afectados de coronavirus

Las viviendas que han cobijado o cobijan personas sospechosas de padecer coronavirus o covid19 deben atender a su limpieza de una forma especial.

En este sentido, el Ministerio de Sanidad ha publicado la guía de Medidas higiénicas para la prevención de contagios del Covid-19, en ella recomienda el empleo de agua y jabón sobre las superficies más expuestas a su manipulación, previamente a su desinfección más profunda.

Quien atienda al enfermo debe contar con guantes desechables y mascarilla con el objeto de no contagiarse. Los útiles de limpieza recomendables, además del jabón, son la solución de agua y lejía con un 20% de esta última, el gel hidroalcohólico y el papel desechable.

Es preciso eliminar los gérmenes, las impurezas y la suciedad. También se atiende al consejo de ventilar, todos los días y por un tiempo mínimo de 5 minutos, las diversas habitaciones de la casa.

Deben desinfectarse adecuadamente los elementos normalmente alcanzados por las manos como interruptores eléctricos; también se atenderá a las mesitas de noche y lámparas que haya sobre ellas, pues pueden alcanzarse por gotas de saliva al hablar o por mucosidad al toser involuntariamente durante el sueño.

Los residuos de las personas con sospecha de coronavirus deben desecharse de manera adecuada. Es necesario que en la habitación en la que se recluya la persona afectada se cuente con un cubo de basura. Todos los residuos de las viviendas en las que se encuentren sospechosos de covid19 se depositan en bolsas herméticamente cerradas, en el contenedor de basura general, esto es, en el de color verde.

Tanto por parte de la persona enferma como del resto de habitantes de la vivienda se deberá ser escrupulosamente rigurosos en la correcta limpieza siguiendo la regla del 60: limpieza de manos durante 60 segundos, de útiles de cocina (lavavajillas en ciclo largo a 60°) y de ropa (ciclo con prelavado a 60°).

Todo cuanto se toque por los enfermos debe tratarse cuidadosamente con el fin de no pasar involuntariamente el virus a otras zonas.

En fin, no queda más remedio que extremar las precauciones con un enemigo invisible para evitar que nos alcance el mismo.